El Ejecutivo autonómico ha realizado en los últimos cinco años numerosos informes dando alternativas para que la futura autovía Cuenca-Teruel discurriera por el corredor más sostenible tanto para el medio ambiente como para el desarrollo de los municipios sin afectar a la Red Natura 2000.

El objetivo que persigue el Gobierno de Castilla La Mancha es el desarrollo sostenible de aquellas zonas que la Ley Nacional de Desarrollo Sostenible del Medio Rural determina como zonas a revitalizar.