Infraestructuras Sanitarias y Salud

Estrategias de repoblación del medio rural (por Juan Andrés Buedo)

Despoblación rural

MI COLUMNA

La despoblación del medio rural es un fenómeno que afecta a muchas zonas en España. Durante los años 50 y 60, se produjeron grandes migraciones desde los pueblos hacia las ciudades. En esa época, según tiene descrito Cristina Fernández Álvarez, iniciativas como el “Plan Badajoz” o el “Plan Jaén” intentaron frenar la emigración, pero no lograron retener a sus habitantes. Como resultado, miles de pueblos quedaron deshabitados a lo largo de toda la península.

Personas como José García, que salió de su pueblo Retamar de Llarena en Badajoz en 1960, emprendieron el éxodo hacia las ciudades en busca de nuevas oportunidades y servicios básicos que el campo no les ofrecía. José, ahora jubilado como policía local en Badalona, recuerda cómo ayudaba a su padre cuidando ovejas en una choza de 20 metros cuadrados en Extremadura.

El problema de la despoblación rural va más allá de la falta de habitantes. También implica dispersión territorial, baja densidad de población, acceso desigual a servicios públicos, pérdida del patrimonio histórico-cultural, desempleo y degradación del entorno natural en las zonas rurales.

En la actualidad, la escasez de ciudadanos se evidencia en provincias como Soria, Teruel, Cuenca, Palencia y Zamora. Las comunidades autónomas más afectadas por la falta de vecinos son Asturias, Aragón, Castilla y León y el norte de Castilla-La Mancha.

La despoblación rural es un desafío complejo que requiere soluciones integrales para revitalizar estas áreas y preservar su riqueza cultural y natural. Propuestas como la custodia del territorio y las ecoaldeas pueden contribuir a revertir esta tendencia.

Poner freno a este desafío pasa indefectiblemente por la repoblación del medio rural en España, que es un tema crucial para el futuro sostenible de nuestras comunidades. El medio rural no solo es una opción, sino también un lugar de vida. La Asociación Española Contra la Despoblación (AECD) se dedica a defender los intereses de los municipios y sus habitantes en todo el territorio español. Representa a los ciudadanos que viven en el medio rural y colabora con otras asociaciones y entidades para promover el desarrollo territorial en todas sus dimensiones. Su objetivo es afianzar y repoblar con dignidad estas áreas. Una finalidad que estimo preferencial a la hora de promover la Fundación Perspectivas 2027, con sede en Cuenca, y que estoy gestionando ya para su creación, inscripción y puesta en marcha. Un tipo de acciones que pretende cooperar también con la AECD.

La AECD ha lanzado el proyecto RURALyDAD, que busca generar ingresos pasivos para el mundo rural. Además, están llevando a cabo una campaña de apoyo al reto contra la despoblación, donde se puede colaborar comprando el libro "HAZTE DE PUEBLO". Este proyecto piloto, llamado ALDEA de la Comarca del Saber Vivir, tiene como objetivo mejorar la sostenibilidad socioeconómica y medioambiental del medio rural.

La inmigración también ha desempeñado un papel importante en la dinamización de las zonas rurales en España. Aunque la crisis de 2008 afectó negativamente a la despoblación, desde 2018 se ha observado una cierta recuperación demográfica en los municipios españoles con menos de 10.000 habitantes, gracias a la llegada de ciudadanos de origen extranjero.

Las nuevas corrientes migratorias en torno a la repoblación de espacios rurales es de suma importancia en el fenómeno expuesto. Y deben analizarse con detenimiento las posibles soluciones para impulsar el retorno a la vida rural y cubrir la brecha entre los núcleos urbanos y estas regiones, desde una perspectiva de gobierno y desde la labor del tejido empresarial privado. Un tema  complejo y extenso, al que me referiré en artículos sucesivos, y que ahora dejaré interrumpido con una breve referencia a las iniciativas y apoyos para repoblar.

Entre estas se hallan las dispuestas por Resistiré Rural, que es una asociación sin ánimo de lucro, perteneciente a la plataforma regional de Extremadura vaciada. Ofrecen a las administraciones locales una herramienta de intervención real con la que  actuar localmente  sobre el despoblamiento, interactuando con y sobre las familias, los productores, los comerciantes, los jóvenes y sus  movimientos asociativos y con la infancia. Son además una útil herramienta de sensibilización social que ayuda a que los ciudadanos rurales asuman el protagonismo en la lucha contra la despoblación. Les preocupa la continua pérdida de población joven en el medio rural y la desafección de los niños y niñas por sus pueblos.

Sin olvidar ahora tampoco el trabajo de la Asociación Activa Online, que nace en el 2014 y está localizado en Medina de Pomar, Burgos. Su lema es activar la comunicación online en el ámbito de la intervención social y cultural. Como proyecto buscan promover el conocimiento de las TIC entre colectivos desfavorecidos socialmente o entre personas con escasas posibilidades de acceso, crear actividades en el campus de la animación sociocultural a medida de las necesidades del grupo con el que van a desarrollarlas y así también contribuir a que se produzca la transformación de las personas con las que colaboran hacia su visualización social. Su proyecto esta compuesto por tres focos distintos: “El legado de la memoria”, “Esto no es lo que parece” y “La voz de mi alma”. Trabajan con colectivos de salud mental, diversidad funcional, tercera edad, mujeres, inmigración y jóvenes con dificultad de integración. Sin embargo, cabe destacar que están especializados en diversidad funcional. Ofrecen cursos, talleres y también organizan eventos sociales y culturales. Asimismo colaboran con la inserción en el medio laboral de sus alumnos además de ofrecerles la oportunidad de participar en la organización de los eventos que realizan.


La España Vaciada, por no decir olvidada (por Joan Pau Rica López)

España Vaciada

Artículo publicado en El Consistorio Digital, el 18 de enero de 2024 (ver aquí)

La España vaciada y porque no decirlo (la España olvidada) es un fenómeno que se refiere a la despoblación y el envejecimiento de las zonas rurales.

Este fenómeno afecta principalmente a 23 provincias españolas  siendo el resultado , el siguiente: excluyendo las capitales de provincia y las ciudades de más de 50.000 habitantes, las 23 provincias que formarían la ‘España despoblada’ son las nueve de Castilla y León (Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora), las tres de Aragón (Huesca, Teruel y Zaragoza), cuatro de Castilla-La Mancha (Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara), las dos de Extremadura (Badajoz y Cáceres), dos gallegas (Lugo y Ourense), dos andaluzas (Córdoba y Jaén) y La Rioja.

Según un estudio editado por Funcas, señalan que esas 23 provincias han perdido alrededor de la mitad de su peso demográficoeconómico y laboral en España desde 1950

Este problema ha generado preocupación en los últimos años debido a sus impactos en el desarrollo económico, social y cultural de estas áreas hemos analizado los motivos que han llevado a la España vaciada, así como las posibles soluciones para abordar este desafío.

Casi la mitad de las provincias de España han sido ‘víctimas’ de la despoblación y el ‘desmantelamiento’ económico en los últimos 70 años. La deriva económica en todo el territorio español ha sido la transformación de la economía nacional, pasando de un sistema productivo dependiente de la agricultura a otro más intensivo en industria y, ahora, totalmente dependiente del sector servicios, esta deriva se puede resumir en los siguientes puntos

  1. Desindustrialización: La pérdida de empleo en sectores industriales ha llevado a la migración de la población hacia áreas urbanas en busca de oportunidades laborales.
  2. Agricultura en crisis: La agricultura, que solía ser el sustento de muchas comunidades rurales, ha enfrentado dificultades debido a la competencia global, los cambios en las políticas agrícolas y la falta de inversión en infraestructuras rurales.
  3. Servicios públicos limitados: La falta de acceso a servicios básicos como salud, educación y transporte ha contribuido a la migración de los habitantes de las zonas rurales hacia las ciudades.
  4. Conexión vial: ha contribuido de forma especial la falta de conexión vial esta circunstancia ha propiciado la despoblación y la desubicación empresarial, puesto que se manifiesta una falta de vías de rodadura ( carreteras) y una ausencia acusadísima de red de ferrocarriles que permita el transito de personas y mercancías de forma rápida y eficiente
  5. Envejecimiento de la población: El éxodo de jóvenes en busca de oportunidades laborales ha dejado a las zonas rurales con una población envejecida, lo que dificulta la revitalización de estas comunidades.

Entendemos que hemos de colaborar en la aportación de ideas que permitan reconducir la situación actual para revertir la situación de VACIADA Y OLVIDADA de parte de la geografía española

  1. Inversión en infraestructuras: Mejorar las infraestructuras en las zonas rurales, incluyendo carreteras, transporte público, telecomunicaciones y servicios de salud, puede hacer que estas áreas sean más atractivas para vivir y trabajar.
  2. Estímulo a la actividad económica: Fomentar el emprendimiento y la diversificación económica en las zonas rurales a través de incentivos fiscales, acceso a financiamiento y apoyo a proyectos locales.
  3. Descentralización administrativa: Trasladar parte de la administración pública y de las sedes de empresas a las zonas rurales para generar empleo y dinamizar la economía local.
  4. Promoción del turismo rural: Desarrollar estrategias para promover el turismo rural, preservando el patrimonio cultural y natural de la región, puede generar nuevas fuentes de ingresos y empleo. Conclusión La despoblación de las zonas rurales de toda España es un desafío complejo que requiere de medidas integrales y sostenibles.

La combinación de políticas de desarrollo económico, inversión en infraestructuras, promoción del emprendimiento y turismo rural, y la descentralización administrativa puede contribuir a revertir la España vaciada y a revitalizar estas comunidades.

Joan Pau Rica
Joan Pau Rica López
Presidente de Unión Europea de Pensionistas

Economista, Asesor, Optimitzador empresarial y Político


España Vaciada trabaja en un plan común para las elecciones europeas de junio

España Vaciada Elecc. Eurpeas 2024

Información publicada en España VACIADA (aquí).

España Vaciada está trabajando para consolidar un plan estratégico que refleje las realidades y desafíos específicos de las zonas despobladas a los que se enfrentan las comunidades rurales y los habitantes de las ciudades pequeñas, y que necesitan un impulso en las políticas de la Unión Europea.

La Federación de partidos de España Vaciada informa que ha puesto en marcha un equipo de trabajo dedicado a la elaboración de un plan común con miras a las elecciones europeas que tendrán lugar en nuestro país el próximo 9 de junio: “necesitamos y trabajaremos para que la instituciones europeas conozcan las necesidades de las personas que habitan la España rural así como para impulsar políticas europeas con el objetivo de revertir la despoblación y corregir las desigualdades en derechos y oportunidades que existen en la actualidad”.

Este línea de trabajo surge con el objetivo de representar y abogar por las necesidades y aspiraciones de las personas que viven en las áreas menos pobladas, así como de quienes se identifican con los pueblos y aldeas del medio rural y las pequeñas ciudades. Estos territorios que han sido la parte olvidada del desarrollo de las últimas décadas al ser excluidos de la industrialización y de la digitalización, marginados por la mala utilización de las políticas europeas de cohesión y utilizados como territorios de sacrificio por la transición energética.

Conscientes de la importancia de contar con una voz fuerte y unificada en el Parlamento Europeo, España Vaciada está trabajando para consolidar un plan estratégico que refleje las realidades y desafíos específicos a los que se enfrentan las personas de las zonas rurales y de las ciudades pequeñas, tanto en términos de derechos y calidad de vida como de oportunidades y perspectivas de futuro: servicios públicos, movilidad y conectividad; desarrollo sostenible, empleo y dinamización económica; vivienda, protección del medio natural y de los paisajes. “Los ciudadanos tendrán la oportunidad en junio de votar por una alternativa real para sus pueblos y sus raíces”.

España Vaciada será una alternativa real con voz propia en Bruselas que representará a todas las plataformas, asociaciones y personas interesadas en contribuir a la construcción de un proyecto sólido y representativo. Un frente común que trascienda fronteras políticas y divisiones territoriales para garantizar que las problemáticas y oportunidades sean debidamente atendidas a nivel europeo, incluyendo la perspectiva rural en la elaboración de las políticas europeas y en las nuevas legislaciones para que el medio rural, y las pequeñas ciudades tengan futuro.

La Federación España Vaciada está formada por los partidos Teruel Existe, Soria !YA!, Cuenca Ahora, Aragón Existe y el propio partido España Vaciada que aglutina a todas las organizaciones que no tienen partido propio de comunidades como Castilla y León, La Rioja, Asturias y Andalucía. Del mismo modo y dado que el problema afecta a más del 70% del territorio estatal, en otras comunidades autónomas existen territorios rurales con problemas como la brecha rural/urbana en servicios y oportunidades, la despoblación y la pérdida de capital humano. En estos territorios también existen entidades y personas interesadas en colaborar en este proyecto político, y desde España Vaciada están abiertos a contactar con ello.


MANIFIESTO: 4º aniversario de la primera manifestación de la Revuelta de la España vaciada

4º Aniversario. Cartel

MANIFIESTO:

4º aniversario de la primera manifestación de la Revuelta de la España vaciada

La Revuelta de la España vaciada vuelve un año más a salir a las calles para decir alto y claro que seguimos reclamando al Estado un futuro digno, un horizonte de futuro donde todas las regiones que formamos este país podamos desarrollarnos por igual, sin servidumbres de ningún tipo o imposiciones en las que nuestras provincias, comarcas y pueblos siempre terminamos perdiendo. Con el aniversario de la gran manifestación del 31M muchas plataformas y pueblos volvemos un año más a salir a las plazas.

Desde la gran manifestación del año 2019, en la que conseguimos por primera vez que los partidos políticos empezasen a hablar del problema que sufre gran parte de nuestro país, hemos visto a nuestros gobernantes realizar muchas promesas. En ellas se comprometían a trabajar para dotar a la España más olvidada, a nuestro mundo rural, de los mecanismos necesarios para evitar el declive social y poblacional que venimos sufriendo. También se decía que iban a adoptar medidas para conseguir un equilibrio entre los territorios más poblados y con mayores servicios y las zonas más despobladas y pobres de España.

Muchas han sido las promesas, pero si nos fijamos en los hechos, podremos ver cómo esa diferencia entre los distintos territorios no ha disminuido, sino que incluso se ha acentuado. A pesar de la creación de un Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, apenas se han adoptado medidas que reviertan esta situación radicalmente injusta. Al contrario, las políticas implementadas al hilo de las crisis globales que se han encadenado en los últimos años no han hecho sino agravar nuestra situación. Son nuevas amenazas que se ciernen sobre la España vaciada, convertida una vez más en “territorio de sacrificio”.

Como ejemplo, basta poner el acento en una serie de situaciones que están ahogando nuestro territorio y que expolian nuestros recursos sin dejar beneficios a largo plazo en nuestras comarcas:

  • La amenaza de los megaproyectos energéticos, con inmensos parques solares o gigantescos campos de aerogeneradores que están colonizando nuestro paisaje. La Transición Energética no puede convertirse en una transición injusta, a costa de las comunidades rurales, para beneficio de empresas con sede social en otras provincias e incluso países lejanos y ajenos a los territorios donde producimos la energía y que sufrimos la expropiación de nuestras tierras para seguir alimentando un modelo energético cuestionable, especulativo e
  • El peligro de las llamadas macrogranjas, que están asfixiando muchos de los pueblos de nuestras provincias y contaminando sus suelos. Asistimos a un proceso en el que, por un lado, se promueven e instalan estas megaindustrias cárnicas que apenas generan empleo en los territorios donde se implantan, incentivándolas económicamente y, por otro lado, se deja caer a la ganadería extensiva tradicional con normativas que parecen estar hechas expresamente contra los pequeños ganaderos que son quienes producen alimentos saludables y de cercanía, cuidan el medio natural y sostienen la vida en los
  • La amenaza de la nueva minería extractiva, que se ha lanzado a la explotación de minerales cada vez más escasos y a la obtención de tierras raras para las industrias tecnológicas punteras, en manos de poderosas empresas que trasforman el producto en fábricas alejadas de las provincias de extracción. Además, responden a los intereses del capital financiero especulativo, sin importar la destrucción que generan e ignorando las protestas de las poblaciones
  • La amenaza de la reactivación de los trasvases de agua, en un contexto de crisis climática, calentamiento global y prolongación de las sequías, sacrificando el desarrollo de las regiones de la España vaciada en aras del progreso de las comunidades más ricas y favoreciendo la apuesta por modelos intensivos de producción, tal vez insostenibles, en otras regiones donde el agua es un bien escaso.
  • La amenaza de nuevas formas de explotación industrial de nuestros bosques que responden a la avidez energética. Los incendios devastadores del pasado verano no han servido para dar un giro radical a las políticas públicas de prevención de incendios, incentivando las labores de cuidado, desbroce y mantenimiento de los montes, así como de aprovechamiento sostenible de los bosques, e implicando a las comunidades rurales en su diseño y gestión, de modo que generen empleo en la población local.
  • El desmantelamiento de servicios que conlleva el ser un territorio de sacrificio y sin Así, la desatención de servicios tan básicos como la sanidad, con la precarización de la Atención Primaria, la reducción de profesionales, las barreras para la atención presencial e incluso con el cierre de consultorios y farmacias rurales.
  • El abandono de las líneas tradicionales de ferrocarril, e incluso su cierre, en contra de las directrices de la Unión Europea que promueven la ampliación de las mismas y su uso para el transporte, no sólo de viajeros, sino también de mercancías. Al mismo tiempo, se siguen invirtiendo ingentes cantidades de dinero en las líneas del AVE que sólo sirven para conectar ciudades, mientras que se deja atrás al mundo rural, robándole cualquier posibilidad de

Estas, y otras amenazas, acentúan la percepción de que realmente somos una España vaciada, la cual, si no se toman medidas urgentes, no saldrá de su postración.

En este día queremos decir que no vamos a tolerar convertirnos en un territorio sacrificado para favorecer a otras regiones y sectores con más peso en la economía. Ni tampoco aceptamos que existan comarcas de nuestro país destinadas a sostener un sistema económico en crisis, cimentado en la especulación, la desigualdad y el desequilibrio.

Desde el movimiento social de la Revuelta de la España vaciada trabajamos para revertir esta situación. Con este fin se elaboró un Modelo de Desarrollo que se plasma en 101 medidas para hacer frente a la despoblación en la búsqueda de una España más   justa y equilibrada. En base a esas propuestas, reclamamos un Pacto de Estado que comprometa a todas las fuerzas políticas e instituciones en este empeño.

Además, reclamamos al Estado español que establezca los controles necesarios que aseguren que los proyectos que se acometan en zonas rurales se ajusten en su naturaleza y dimensiones a la legalidad y al sentido común y sus impactos negativos respondan a criterios de equidad y proporcionalidad.

Por último, exigimos que las inversiones de proyectos que se realicen en el mundo rural, con destino a proporcionar bienes y servicios a personas y empresas que no   vivan ni tengan sede social en el territorio, lleven incorporada un canon para la generación de proyectos de desarrollo que generen empleo en la comarca afectada, que sirvan de verdad para poner en marcha soluciones eficaces y tangibles contra la despoblación y el desequilibrio territorial.

Porque NO QUEREMOS SER UN TERRITORIO DE SACRIFICIO.

La Revuelta de la España vaciada SIGUE LATIENDO.

------------------------------

Descargar MANIFIESTO 4º aniversario de manifestación de la Revuelta de la España Vaciada (en pdf)


La provincia ya no es garantía de orden (por Enric Juliana

La provincia ya no es garantía de orden Enric Juliana

(Art.º publicado en La Vanguardia, aquí)

El espectacular resultado de la candidatura Soria ¡Ya! es la gran novedad de las elecciones en Castilla y León. El registro de Vox, en perfecta consonancia con los resultados de la extrema derecha en las últimas elecciones generales, se veía a venir. Los únicos que no lo intuyeron fueron Pablo Casado, Teodoro García Egea y sus asesores en materia demoscópica.

Vox y el dedo bailarín del diputado Alberto Casero en la crucial votación de la reforma laboral han arruinado la operación relámpago con la que el grupo dirigente del Partido Popular pretendía dejar noqueado al Gobierno nada más comenzar el año. Lo de la extrema derecha podía preverse. La verdadera novedad es el 42,5% de Soria ¡Ya! (50,3% en Soria, ciudad).

La pequeña provincia fue cinturón de seguridad en 1977; ahora se rebela

Conviene distinguir entre el fenómeno soriano y los desiguales resultados de las demás candidaturas provinciales, incluida la veterana Unión del Pueblo Leonés (UPL), que también ha dado un salto adelante, alcanzando el 21,3%. Los leoneses que no han digerido la unificación con Castilla decidida por Rodolfo Martín Villa a finales de los años setenta han conseguido multiplicar por dos los votos del 2019. Para que nos hagamos una idea, los leonesistas tuvieron que conformarse con un 7% en el 2015, momento de eclosión política de los indignados en toda España.

También ha conseguido un notable resultado la plataforma Juntos por Ávila (16,6%), que se estrenó hace cuatro años con un significativo 9%. En Burgos, la candidatura de la España Vaciada ha conseguido un modesto 5,5%. Las demás listas de la España Vaciada (Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora) no han alcanzado el 3%.

 
Horizontal

El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por ¡Soria ya!, Ángel Ceña, 

C. Serrano / EP

La provincia enfadada no se apunta al primero que llega. Solo han obtenido buenos resultados aquellas plataformas que llevan años trabajando. Soria ¡Ya! empezó a realizar sus primeros actos de protesta contra la despoblación y el olvido institucional hace veinte años. No son fruto de una moda efímera. Han picado mucha piedra y se han cargado de razones antes de concurrir a unas elecciones, espoleados por la experiencia de la plataforma Teruel Existe en las últimas generales.

La provincia fue la base operativa de la transición. Adolfo Suárez organizó UCD con el decisivo apoyo de los gobiernos civiles y las diputaciones provinciales. La ley electoral que reguló las primeras elecciones democráticas fue un traje a medida de UCD, con una muy calculada prima de diputados para las provincias menos pobladas, de claro sesgo conservador. Con esa ley electoral y con el intenso apoyo de la televisión pública era prácticamente imposible que Suárez perdiese el 15 de junio de 1977. Esa ley electoral sigue vigente y es muy difícil de modificar en lo sustantivo, puesto que la elección de los diputados por circunscripción provincial está blindada por la Constitución (artículo 68.2). 

La provincia es la viga maestra del edificio político español. Los es también en el País Vasco, en Navarra y en Catalunya. Las diputaciones forales son la base del autogobierno vasco y navarro. Y la ley electoral de Suárez es el reglamento que ha ayudado al nacionalismo catalán a mantenerse como fuerza hegemónica en las elecciones catalanas, gracias a la prima de representación que tienen las provincias de Girona y Lleida. Catalunya es una de las pocas comunidades que no ha aprobado una ley electoral propia para las elecciones autonómicas, pese a tener potestad para ello. En las elecciones al Parlament de Catalunya rige la legislación electoral general, que empezó a urdirese en 1976 bajo la atenta mirada de Torcuato Fernández Miranda

La provincia pequeña fue garantía de orden en 1977 y ahora se rebela. En las próximas elecciones generales serán muchas las provincias que querrán seguir el ejemplo de Teruel Existe y Soria ¡Ya! La onda puede llegar hasta Andalucía, después de las protestas en Jaén hace ahora un año. Las provincias enfadadas pueden poner en jaque el próximo Parlamento, y el partido más damnificado puede ser el PSOE, si observamos con atención el fenómeno de Soria. Esa es la novedad.

[Pedro Sánchez miró ayer a Turingia. El presidente del Gobierno pidió al PP que rompa todos sus acuerdos con Vox como condición previa para una abstención socialista en Castilla y León].


Para España vaciada (por Pablo Simón)

Para España vaciada

(Artículo publicado en El País, el 13 de diciembre de 2021, aquí)

En un entorno fragmentado es posible ser decisivo con pocos diputados y la rentabilidad de emular al nacionalismo periférico es cada vez mayor

Cuando un concepto echa a andar cobra vida propia. Esto pasa con la “España vacía” o, en su versión condescendiente, la “España vaciada”. Si el término ya había hecho fortuna los últimos años, ahora que se habla de un potencial partido que la represente, el interés aún es mayor. Tanto se ha inflado esta burbuja que hoy es un win-win para esos territorios; se materialicen o no las candidaturas, el disputado voto del señor Cayo tendrá más interés que nunca para los partidos políticos tradicionales.

Aún no sabemos con qué fórmula se concretará el partido del significante vacío ni tampoco con que fuerza irrumpirá según la región. Que no les despisten, de momento las encuestas no afinan a nivel provincial. Sin embargo, al margen del daño que harán al PP y al PSOE (especialmente al partido que quede segundo), estas candidaturas son un buen síntoma del signo de los tiempos: en un entorno fragmentado es posible ser decisivo con pocos diputados y la rentabilidad de emular al nacionalismo periférico es cada vez mayor.

Cosa distinta es que debajo del paraguas de la “España vacía” haya una realidad única. En un libro reciente Fernando Collantes y Vicente Pinilla recuerdan que en la España rural viven hoy más personas que hace un cuarto de siglo. Es verdad que muchas comarcas del interior sufren un acelerado envejecimiento y despoblación, pero hay otros municipios que han aumentado de tamaño. La mistificación que se hace desde las tribunas urbanitas sobre el entorno rural (y que tanto enerva a los que verdaderamente somos “de pueblo”) no hace justicia a la heterogénea realidad de nuestro país.

La concentración de poder en las grandes ciudades es un fenómeno global empujado por cambios tecnológicos y la terciarización de la economía, lo que hace que tratar de modularlo se parezca a batallar con las mareas. Pero, de nuevo, no es imposible. Se sabe que aquellos lugares que han retenido más población son los que tienen economías más diversificadas del sector agrario y en ese sentido deberían ir las inversiones, sobre todo las locales y autonómicas. Se puede llevar el Senado a Palencia o invitar a refugiados de Siria a repoblar municipios de Soria, pero eso son titulares, no políticas públicas de fondo. En Francia o Suecia, donde las zonas rurales reverdecen, es el mercado laboral y/o residencial el que hace de tractor.

Bienvenido sea el interés con el que algunos descubren que hay vida fuera de las capitales, pero ojalá que en este debate las narrativas no tapen la discusión sobre medidas concretas. Si la espada de Damocles de la amenaza electoral es necesaria como palanca para ello que así sea, pero no se olviden que el objetivo no debería ser atar a la gente a un territorio, sino que tenga oportunidades para poder decidir si se queda o no.